Depresión y cáncer


DEPRESIÓN Y CÁNCER

Diferentes investigaciones en los cuales el objetivo era detectar los trastornos psiquiátricos mas comúnmente padecidos por enfermos de cáncer; hallaron que aproximadamente un 47 % de los pacientes presentaba Trastornos Psiquiátricos; dentro de estos se encontraron en orden de frecuencia, cuadros de Trastornos Adaptativos, Depresión Mayor, Trastornos mentales orgánicos, Trastornos de personalidad y Trastornos Ansiosos. Lo cual hace resaltar que para el tratamiento del paciente con cáncer viéndolo como un individuo con múltiples dolencias es necesario un equipo de salud que trabaje con su cuerpo entero y no escindido.

Entre los factores que afectan la evolución y la calidad de vida de los pacientes con cáncer se encuentran aquellos que dependen del impacto de la enfermedad y todo lo que ella produzca en el psiquismo de la persona. No debemos olvidar que estamos tratando a una persona que se constituye en una unidad bio-psico-social-espiritual; donde todos estos elementos interactúan y se manifiestan en cada una de sus conductas. Dentro del problema del cáncer no podemos omitir, elementos psicosociologicos, inmunológicos, hormonales, del sistema nervioso central y organogeneticos, todos ellos interactuando en mayor o menor medida.

depressed manEl cáncer es una entidad clínica-patológica que irrumpe en la persona y desencadena en quien la padece un estrés especifico; donde considerando ciertas características imaginarias y reales hacen que el solo hecho de nombrar a un individuo la posibilidad de padecerlo, genere una cantidad de estados emocionales que son compatibles con diferentes grados de estrés y pueden llegar a transformarse en patologías psiquiátricas severas como por ejemplo una Depresión Mayor, teniendo estos cuadros incidencia en la evolución de la enfermedad.

Así el sujeto se ve invadido por una serie de factores estresogenos que van desde, el estrés inicial generado por la noticia de la enfermedad, la imprevisibilidad de su evolución, la toma de conciencia de la finitud de la vida. Todas las facetas de la vida del individuo quedan interrumpidas y todas las energías y pensamientos del individuo se concentran al proceso de supervivencia.

Así la respuesta del individuo a una situación estresante, además de ser particular, tiene una gradación mensurable que estaría dada por la imperativamente progresiva necesidad/dificultad de adaptación del individuo al estimulo estresante, la duración en el tiempo y el retardo en la recuperación al estado anterior a la respuesta. Esto puede llevar al organismo al borde del fracaso adaptativo.

Cuando los sintamos exceden la posibilidad de ser encuadrados dentro de la categoría de trastorno de adaptación el cuadro más común es el de la Depresión Mayor, con diferentes niveles de intensidad. Si bien su incidencia es discutida, podríamos decir en general que su incidencia es tres veces mayor que en la población general y dos veces mayor que en la población que sufre otro tipo de enfermedades medicas. Para algunos autores la incidencia de depresión llega al 40 %.

Es aquí donde se nos plantea otra dificultad, ya que cuando se trata de evaluar psiquiátricamente pacientes con cáncer, la mayor dificultad que se presenta es la de distinguir si los síntomas que presentan son secundarios a la enfermedad somática o corresponden al trastorno psiquiátrico; especialmente cuando se trata de diagnosticar estados depresivos.

Así la anorexia, el estreñimiento, la somnolencia, la apatía, los trastornos del dormir, la perdida de peso, la polimedicación, las complicaciones metabólicas y endocrinológicas; producen un síndrome depresivo secundario a una condición general. Ahora cuando en el paciente se detectan sentimientos de desamparo, autoreproche, tristeza permanente no modificable por circunstancias externas, desinterés, ausencia de la capacidad de sentir algún placer y sobre todo perdida del sentido de la vida; puede realizarse él diagnostico de Depresión Mayor.

De lo anteriormente citado podemos ver la importancia de que el paciente con cáncer sea atendido por un equipo interdisciplinario; ya que muchas veces la depresión suele ser subdiagnosticada y subtratada, en parte por la creencia de que la misma es una reacción adecuada ante toda la enfermedad severa y en parte a la dificultad que presenta él diagnostico diferencial como se ha citado anteriormente. Hay muchos más factores a contemplar, pero lo que queremos resaltar que un equipo de salud que trabaje como un cuerpo entero en pos de ver al paciente como un todo, mejorara seguramente el abordaje terapéutico del mismo.

Dra. Andrea R. Sala
Psiquiatría – Psicología
Consultorio Virtual

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2017 PsicoActiva.com - psicología y ocio inteligente

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account