Duelo a la muerte de mi hijo


EL DUELO DE LA MUERTE DE MI HIJO

El mismo año en que nos divorciamos, murió nuestro hijo de 20 años en un accidente de tránsito, sentí que el mundo se deshacía, quería morirme, pero al mismo tiempo mi filosofía de vida Y mi creencia cristiana – católica, me permitieron entender que él tenía que irse y que su vida aquí en la tierra había terminado, para empezar otra donde estaría conmigo como un Ángel protector y amante.

Me quedaba una hija en quien pensaba cuando no podía pasar ni un bocado de comida, pues sentía que ella aunque tenía 18 años, necesitaba una madre sana y saludable.

Soy educadora, escribo en un periódico regional, y creo firmemente que mi misión en esta vida es proporcionar orientación e información que le permita a las personas reflexionar sobre su propio ser, saber, sentir y relacionarse con el fin de que puedan lograr una mejor forma de vivir lo cotidiano. Así que me aferré a la necesidad de cumplir mi misión, al convencimiento de que mis lectores, escuchas y estudiantes me necesitaban, sana, equilibrada y armónica como persona, profesional y amiga.

En fin, estas razones me permitieron entender mi realidad y seguir viviendo bien, volver a formar otro hogar, tener otro hijo, montar otra empresa…. aunque después de 7 años todavía extraño a mi hijo y lo recuerdo ya sea con lágrimas o sonrisas, mas con la tranquilidad de no haber sido la madre perfecta, pero si de haberle brindado lo mejor de mi amor, comprensión y de orientar su formación espiritual, lo que nos permitió ser muy amigos y compinches sin perder la autoridad materna.

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2017 PsicoActiva.com - psicología y ocio inteligente

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account