Ensayo: código ético

ENSAYO: “CÓDIGO ÉTICO”

I. INTRODUCCIÓN.

Este ensayo tiene como objetivo, no sólo reafirmar la necesidad de tomar en consideración la ética para ser unos profesionistas íntegros, dentro del área de la psicología, sino también busca destacar que ante la existencia de un Código Ético para el Psicólogo, se presentan, distintas problemáticas dentro de la vida laboral, académica y entre los mismos miembros de la jerga psicológica.

Sin olvidar, que una de las características básicas de la profesión, es el trato directo con seres humanos y por otro lado, el hecho de que los profesionistas de ésta área sin dejar de ser buenos profesionales, siguen siendo seres humanos, subjetivos, con sus propias conflictivas, rodeados de un ambiente social y cultural. Es por esto, la necesidad de un código ético, en cual se establezca una tabla de valores y normas que respeten y apoyen a todos los involucrados en la tarea de un profesionista como el Psicólogo.

II. ÉTICA Y PSICOLOGÍA

codigo-eticoSegún Samuel Saenz la ética es una ciencia que explica las cosas por sus causas, es decir, trata de emitir juicios de bondad moral de algo, dando siempre la causa o razón de dicho juicio. Esta definición nos habla de dos características importantes de la ética que son: primero, el emitir juicios y la segunda, dar causa de éstos a partir de la razón. Cuando hablamos de la emisión de un juicio, bajo una visión ética, sería pues, el analizar y confrontar una cierta situación a partir de una tabla de valores para objetivizar de manera racional una situación que lleve a un acto o decisión problemática. En este sentido, se habla de la necesidad de hacer de algo subjetivo algo objetivo, es decir, algo general y universal. Es aquí dónde la ética interviene con la psicología, ya que la ética profesional del psicólogo busca generalizar y normativizar posturas, donde se pone en tela de juicio, cuestiones subjetivas, como sería: la confidencialidad, el respeto a los pacientes y al psicólogo, el respeto a los animales y hombres que participan para efectos de investigación, dejar de lado intereses personales, así como casos especiales en donde se tome una decisión o acción apegada a un juicio de valor. De esta manera, por la búsqueda del bien común tanto para los pacientes, como para los psicólogos, así como para todos los que intervienen en el desarrollo de esta ciencia, se plantean normas éticas.

III. EL PSICÓLOGO Y SU OBJETIVIDAD.

Si partimos de la premisa de que una de las características principales del psicólogo es el trato directo con los lazos afectivos de los seres humanos y que por otro lado, estos profesionales, no dejan de ser seres humanos subjetivos, es decir, hombres comunes y corrientes que tienen una historia de vida, de experiencias y aprendizajes, fundamentada en una tabla de valores formada por la cultura y sociedad, podemos entender entonces que para lograr una verdadera objetividad, no sólo del conocimiento científico de la psicología sino también para ser unos profesionistas íntegros y honestos, el psicólogo debe aprender a referir sus situaciones emocionales, subjetivas, así como sus prejuicios o tabla de valores para que no influya dentro de las conductas o sobre las interpretaciones que se le puede dar al paciente. Este rubro es cubierto dentro de los Artículos 3° y 9°, del Código Ético del Psicólogo:

“CAP. 1DE LOS PRINCIPIOS GENERALES.

El psicólogo deberá:

Art 3. Respetar la integridad de la persona humana en los distintos ámbitos donde actúe profesionalmente, y velar siempre por el bienestar individual y social en la prestación y mejoramiento ecológico.”

Art 9. Evitar que repercutan en su actividad profesional sus estados de ánimo derivados de problemas personales y abstenerse de intervenir en los casos en que lo mismos puedan afectar su objetividad.”pp 9-10

Michael Foucoult dentro de su libro HISTORIA DE LA LOCURA

EN LA ÉPOCA CLÁSICA, plantea la percepción que se ha tenido no sólo de la locura a través del tiempo sino de las distintas enfermedades que han jugado un rol aversivo dentro de las culturas. Al principio la lepra, después las enfermedades de transmisión sexual y en la actualidad, la locura. “En el polo opuesto a esta naturaleza de tinieblas, la locura fascina porque es saber?¿Qué anuncia el saber de los locos? Puesto que es el saber prohibido, sin duda predice a la vez el reino de Satán y el fin del mundo.; la última felicidad es el supremo castigo; la omnipotencia sobre la Tierra y la caída infernal. La “nave de los locos” se desliza por un paisaje delicioso, donde se ofrece al deseo, una especie de Paraíso renovado, puesto que el hombre no conoce ya ni el sufrimiento ni la necesidad; y sin embargo, no ha recobrado la inocencia”.pp, 41-40

Podríamos interpretar de este párrafo dos cuestiones interesantes. La primera es la visión tan estigimitazada, cultural y socialmente hablando, de miedo hacia la locura. De hecho, utiliza cuestiones diabólicas para referirse a ella. Y aunque en la actualidad, la tecnología y la prevención sobre las enfermedades mentales se ha abierto y quizá ya no se piensa más en la visión metafísica para dar explicación a estas enfermedades, el miedo hacía estas persiste. Ya que sigue siendo pobre la cultura de la prevención para las enfermedades mentales e incluso, aún se siguen escuchando opiniones del desconocimiento de la carrera de psicología o la idea de que el psicólogo y las terapias son para locos. Sin tomar en cuenta que todos somos presa de estas enfermedades emocionales y psicológicas.

Por otro lado, debemos reflexionar en el hecho de que estando inmersos dentro de esta cultura que se apega a una tabla de valores que enjuicia, de la forma anteriormente expuesta, a las enfermedades mentales, ¿qué tanto nuestra ética profesional juega un rol importante en la despersonalización de los prejuicios culturales que llevamos a cerca de la concepción de la locura? Esta reflexión la hago, ya que aunque parezca contradictorio el hecho de que los estudiantes o profesionistas que se dedican a la salud mental lleguen a tener un prejuicio sobre la misma, puede pasar. Si el profesionista o el estudiante, no tienen una concepción de respeto y de búsqueda de apoyo para con las enfermedades mentales, simplemente su actuación será el total despego a las normas del código ético, lo cual llevará a una baja calidad no sólo como profesionistas sino como personas. Además, de violar las normas éticas se perjudicará a los pacientes, ya que se caerá en cuestiones de abuso, de ruptura de confidencialidad, hasta de maltrato. Es por esto, que la concepción del psicólogo para con las enfermedades mentales, debe ser muy clara. Enfocada hacia el respeto tanto de las enfermedades mentales como de quienes la padecen y por otro lado, jamás perder la idea de que estamos tratando con seres humanos, que sienten y buscan en el profesional de la salud un beneficio.

IV. CONCLUSIONES.

El psicólogo como profesional de la salud mental debe tomar en cuenta los riesgos que esta implica, ya que se trabaja en un trato directo con las emociones de las personas. En este sentido, se puede llegar a caer en contradicciones dentro del ámbito laboral, académico y en la relación con los mismo psicólogos, pues existen decisiones profesionales donde se pone en tela de juicio cuestiones no sólo subjetivas sino situaciones que tienen que ver con el respeto de la vida personal de los pacientes, así como con la del psicólogo o en el caso de la investigación psicológica, con la calidad de vida que se le da a los animales de experimentación, así como las condiciones de experimentación con humanos. De esta manera, se busca prevenir los abusos y dejar de lado los prejuicios y tabla de valores culturales que tiene el psicólogo para la toma de buenas decisiones. Además, no podemos dejar de lado, que los profesionales de la salud mental somos seres subjetivos, social y culturalmente moldeados, con una historia de vida y de aprendizajes. Y que por lo tanto, nuestra ética tanto profesional como personal, nos debe llevar a una conceptualización de las enfermedades mentales donde se perciban con respeto y sobre todo respeto hacia los pacientes que la padecen. Si partimos de la búsqueda del beneficio para el paciente, del respeto hacia la integridad de la persona humana en distintos ámbitos donde actúe profesionalmente el psicólogo, de la verdadera búsqueda del bienestar individual y si logramos evitar casos en los que se pueda afectar la objetividad, no sólo se evitará la violación del código ético sino que se dará una alta calidad profesional a los pacientes, viviéndolos como seres humanos que buscan apoyo y fidelidad en otros seres humanos que cuentan con herramientas para ayudarles.

V. BIBLIOGRAFÍA

-HISTORIA DE LA LOCURA EN LA ÉPOCA CLÁSICA, MICHALE FOUCOULT, ED. PAIDOS.,MÉXICO, 1979
-CÓDIGO ÉTICO DEL PSICÓLOGO. ED. TRILLAS, MÉXICO, 1984
-ENTREVISTA PSICOLÓGICA, SULLIVAN. ED. FCE., MÉXICO 1991

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2017 PsicoActiva.com - psicología y ocio inteligente

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account