Las crisis de angustia


LAS CRISIS DE ANGUSTIA

Según la American Psychiatric Association alrededor del 4% de la población general ha padecido alguna vez en su vida un “trastorno por ansiedad”. En esta categoría de trastornos, la ansiedad ocupa un lugar preponderante como ocurre en las “crisis de angustia” o “panic disorders”, en la “ansiedad generalizada”, en los “trastornos fóbicos” y en “los trastornos obsesivo-compulsivos”.

Hoy me referiré a los “trastornos por angustia” o panic disorders”. Los mismos se caracterizan por crisis de angustia recurrentes (panic attacks) que aparecen en forma repentina frente a determinadas situaciones como por ejemplo, conducir un auto, tomar un avión, durante el sueño a modo de pavores nocturnos, etc. Durante estos ataques de verdadera angustia pura, la persona experimenta un intenso miedo o sensación de catástrofe inminente, que se acompaña de manifestaciones somáticas como:

crisis-angustia

  1. Disnea
  2. Palpitaciones
  3. Dolor o malestar precordial
  4. Sensaciones de ahogo
  5. Mareos, vértigos o sensación de inestabilidad
  6. Sentimientos de irrealidad
  7. Parestesias
  8. Oleadas de calor y de frío
  9. Transpiración
  10. Debilidad
  11. Temblor o estremecimientos
  12. Miedo a morir o a volverse loco o a realizar cualquier cosa descontrolada durante el ataque.

Generalmente, las crisis duran unos pocos minutos aunque a veces se extienden por horas.

La reiteración de estos “panic attacks” genera que, durante los períodos libres de ataques, el sujeto tenga profundos sentimientos de desamparo, expectación ansiosa, y requiera la presencia de algún acompañante con quien desplazarse a lugares distantes de su hogar.

El trastorno suele comenzar al final de la adolescencia y algunas veces se hace crónico.

Cuando las crisis se complican con una intensa aprensión a salir a la calle (agorafobia) se tornan incapacitantes para el desarrollo laboral y social más amplio. El individuo no puede precisar qué tipo de situaciones desencadenan el ataque.

Este padecimiento fue descripto por S. Freud, ya en 1895 quien lo diferenció de la neurastenia (actual síndrome de fatiga crónica) y de las neurosis histéricas (1898) y le otorgó un origen somático que habría que buscarlo en los desórdenes de la vida sexual actual.

Más recientemente podríamos definir a las neurosis de angustia como aquellas en las que predomina la angustia masiva, sin objeto claramente manifiesto y en las que es relevante el rol desempeñado por los factores actuales (sexuales y agresivos).

El aumento de la incidencia en este trastorno en los últimos años nos debe hacer reflexionar.

¿Será que esta sociedad cada vez más compleja y tecnologizada resulta abrumadora y tóxica para los indefensos mortales al complicar el metabolismo psíquico con estímulos psíquicos difíciles de digerir?

Está probado que poder depositar la confianza en un interlocutor válido facilita la elaboración psíquica.

Lic. Iris Perla Pugliese
Co-directora del Centro Psicoanalítico Argentino
E-mail: ipugliese@ciudad.com.ar
Tte. Gral. J. D. Perón 4153 piso 7 Depto. E.
C1199ABA
Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Rca. Argentina
Tel: 011-4 863-0558
E. mail: ipugliese@ciudad.com.ar

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2017 PsicoActiva.com - psicología y ocio inteligente

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account