Psicologia social


PSICOLOGÍA SOCIAL

Pichón Riviere decía que toda la Psicología es Psicología Social, en tanto que el ser humano, es esencialmente un ser social

Sólo en el área social, las personas nos convertimos en seres sociales y esto es un disparador para el desarrollo de la psiquis, de nuestra capacidad de raciocinio y de nuestro poder de creación. Carlos Campelo que fue el creador y coordinador general de Los Grupos del Hospital Pirovano, estaba compenetrado con esta premisa. Cuando yo ingresé al Programa que él dirigía y tomé contacto con el Grupo de Coordinación para Coordinadores, noté al principio cierto rechazo de él hacia los Psicólogos Sociales, poco a poco y a medida que avanzaba el tiempo, reafirmaba su concientizacion de nuestros saberes, habiase quizás fusionado con algunas ideas y técnicas que nosotros empleamos. Tal es así, que después de innumerables confrontaciones filosóficas y técnicas que se suscitaban dentro del Grupo que Cámpelo Coordinaba y del que yo era miembro, manteníamos invariablemente una situación de amor y odio recíproco. Tal es así que me invitaba a reuniones Selectas de Coordinadores y, algunas veces me sugería indirectamente a colaborar en la Organización. Yo estaba tan compenetrado y centrado en mi grupo de Autogestion Laboral Emprendimientos para desempleados (año 1994/96) y, con el manejo que él hacia de nuestro grupo de Coordinadores, que mi interés se centraba solo en eso, tan apasionante, no me interesaba otra cosa (es decir mi Grupo y el Grupo que Coordinaba Campelo al cual yo pertenecía). Campelo era un personaje creativo, obsesivo, contradictorio e inflexible consigo mismo y con los demás. Cierta vez llego tarde a nuestro Grupo que el Coordinaba, cosa que jamás ocurría, se sentó en su silla y nos dijo: Perdónenme, tengo problemas familiares y hoy no voy a asistir. Se levantó y se retiró.

psicologia-social¿Quién hace esto?: Solamente teniendo un fuerte sentido de responsabilidad, que asumió siempre y, de la personalidad que tenía. Solidario y a veces agresivo, Se asumía tal cual era, incluso él decía que era un Capanga (un Capataz) y creo que tenía razón. Las peleas(no, confrontaciones)_eran un mar de posibilidades que nos entregaba, un torbellino de saberes que nos ofrecía, yo aprendía con él y él conmigo y con el Grupo, torbellino de ideas, de conocimientos recíprocos y de aprendizaje continuo. Sin falsa modestia: el sabia , que yo Sabia y yo Sabia que el sabia mucho.

Y sabíamos, que el que cree, que sabe todo, tiene cerradas las capacidades de aprender y de enseñar.

Fue un transgresor sabio para el cambio que convalidó. Mis peleas con él (no, confrontaciones) me sirvieron para acrecentar mis saberes, ese cúmulo de ideas dispares, de conocimientos mutuos, que se aclaraban en la comunicación, fue fructífero y altamente didáctico. Informar lo que uno sabe, es productivo, los conocimientos que no se vuelcan no sirven, ni para uno, ni para el otro. Yo sentía por él, amor y odio y, creo que él sentía lo mismo. Lo extraño y lo recuerdo con mucho cariño. Lástima que ya no está. No es lo mismo hoy, el Pirovano sin él. Campelo estaba en todo, era un hombre orquesta, Era un Capanga.

Pichón Riviere , ante una referencia de R.M.Rilke, en el “PROCESO CREADOR “, Libro escrito por Pichón, decía: “El artista, como toda persona de nuestro tiempo, tiene que abordar Los problemas que se le plantean a cualquiera de sus semejantes, pero con la diferencia de que él se anticipa y como ser anticipado se le adjudican las características de un “agente de cambio”, situación que favorece el desplazamiento sobre él de todos Los resentimientos, fracasos, miedos, sentimientos de soledad e incertidumbre de los demás, como si fuera el portavoz de todo lo subyacente aún no emergido. Automáticamente es elegido como Chivo Emisario, como perturbador de una tranquilidad anterior. El artista, entonces tanto el plástico como el poeta, es ser en anticipación que es víctima de verdaderas conspiraciones organizadas contra el cambio, contra lo nuevo, contra lo inédito”.

Es muy usual que estas palabras, estos dichos por Pichón, se ven consumados en la práctica, en distintas profesiones, en distintos medios, es muy usual, que el que se antepone a un hecho, al creativo, al que sale de una situación de estereotipia, se le endilgue como Chivo Emisario, se lo encasille como un perturbador de la tranquilidad y seguridad actual, nadie quiere un cambio, aunque sea fructífero y valedero, las resistencias al cambio se hacen muy fuertes, nadie quiere perder su tranquilidad, todo cambio genera crisis y mediante esa crisis llegan las soluciones innovadoras, valientes y proyectadas hacia un bien común y general. La envidia está siempre presente, la rivalidad también, la angustia de perder una posición de privilegio, genera rechazo hacia una nueva posición, hacia una nueva idea, hacia un cambio proyectado hacia la comunidad que genere una transformación. Se ve en todos los órdenes y áreas de la vida cotidiana.-

EL GRUPO

Nunca se debe pensar, que en un Grupo los silencios son improductivos o impertinentes para el desarrollo, hay silencios productivos. pensadores de la situación que acontece en ese momento y que significa entrar en insiaght y productividad para ese mismo Grupo. Los silencios que a veces se suscitan, pueden ser disparadores de nuevas ideas y soluciones innovadoras. La estereotipia no se crea por Los silencios, sino por la falta de pertenencia y pertinencia, se crea por abulia, por cansancio, por aburrimiento o por evitar entrar en una situación temida por ese grupo. Se crea también por la falta de motivación que pueda engendrar el Coordinador, por inexperiencia o por ineptitud y, también por desinterés del Coordinador y el Grupo.

Los instrumentos, técnicas, conocimientos que hemos adquiridos en nuestra práctica diaria, no son realmente instrumentados para que podamos sentirnos satisfechos de nuestros saberes. Realmente no volcamos todo lo que sabemos y, a veces siquiera volcamos aquello que no sabemos, para que pueda dilucidarse y confrontarse en el Grupo, como si esto fuera una prueba de desconocimiento del tema, que debe ocultarse. No somos omnipotentes, ni lo sabemos todo, sería bueno y productivo que también digamos lo que no sabemos. Entre el saber acumulado y el utilizado, existe gran diferencia, Bleger decía: “El primero enajena, el segundo enriquece la tarea y al ser humano”.No hay ser humano que no pueda enseñar algo, aunque más no sea por el simple hecho de tener cierta experiencia de vida”.

Ser Psicologo Social es tener un oficio que debe ser aprendido, ya que no se nace con esta posibilidad. Solo cuando puede resolver sus propias ansiedades y sus perturbaciones en la comunicación con los demás, puede lograr una correcta interpretación de los conflictos ajenos. En la medida en que el sujeto dispone de un buen instrumento de trabajo resuelve incertidumbres e inseguridades. Recién entonces es operador eficaz
Enrique Pichón Riviere
(Psicología de la vida cotidiana)

En la medida en que tengamos oficio, se van incorporando actitudes, lenguaje y técnicas, que han sido madurados en la praxis, es como decir “las coplas me van brotando como agua de manantial”. (Martín Fierro). Luego de una experiencia de vida propia y cotejando la ajena vemos surgir las actitudes y vivencias propias y de los demás, lo que nos ayuda a una visión interpretativa de los conflictos y a un señalamiento apropiado de la causa que lo origina. La verticalidad y la horizontalidad del aquí y ahora.
En Los Grupos suele manejarse como un flotamiento del Coordinador, que va incorporando las vivencias de los integrantes, como si fueran imágenes retroalimentadas de la vida diaria y los
conflictos e incertidumbres que trae incorporada la aventura de vivir.

Ser Psicólogo Social hoy, presupone un desafío, una visualización de nuevas problemáticas, hasta ahora sin resolver, que generan conflictivas situaciones sociales, familiares e institucionales, ya que se rigen como un triángulo en que están unidas sus partes indefectiblemente, la tarea consistiría, no en separarlas, sino en encontrar una solución viable, en que estando unidas por razones obvias, puedan vivir en armonía, respetándose mutuamente.

Héctor Barreira
Psicólogo Social
Prof. de Psicodiagnósticos
Email: indesi@ciudad.com.ar
Tel. 4613-5283 República Argentina

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2017 PsicoActiva.com - psicología y ocio inteligente

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account