Reflexiones sobre un trastorno paranoide vs. TOC



REFLEXIONES SOBRE UN TRASTORNO PARANOIDE VS. TOC

Hace algún tiempo que estoy tratando a un muchacho que presenta un cuadro que considero que está en ese punto de inflexión entre el trastorno paranoide y el trastorno obsesivo grave… ¿Dónde ubicarlo?

Su narración, solo expresa “una” obsesión o delirio, como deseemos llamarlo: “Sufro por si miro a los genitales de los hombres, me da un asco horrible. Lo reflejaré en mi cara ese asco y los demás me preguntarán o se preguntarán qué me pasa”.

Para él es tan preocupante la repugnancia que le supone mirar “allí” como que detecten su expresión de asco…Y el muchacho anda siempre con la cabeza erguida, mirando siempre hacia arriba para que no le ocurra nada de lo expuesto.

tr-paranoideCuando hablamos de un trastorno paranoide ¿nos referimos a un T. Paranoide de la personalidad?… ¿T. Esquizoide de la personalidad?… ¿Sintomatología paranoide unida al consumo de substancias?… Síntomas paranoide tras retirada de BDZ?… ¿T. paranoide incluido dentro de la E. paranoide?.que en realidad todo ello no es equiparable a un T. obsesivo (Clínica obsesiva dentro de un T depresivo?… ¿Clínica obsesiva en un TOC?… ¿Clínica obsesiva en un T. alimentario?…) y por tanto es preciso que lo ubiquemos. Tampoco es equiparable una obsesión (irrupción en la conciencia de una idea reconocida como absurda, pero imposible de evitar) y un delirio (distorsión radical de la relación del ser con la realidad).

El muchacho parece estar dentro de un T. obsesivo con mecanismos evitativos, tributario de psicofármacos y psicoterapia. La primera impresión es que se trata de una fobia y pánico homosexual. Seria interesante saber que le pasara al paciente con sus aspectos homosexuales y desde ese punto de vista tendremos que trabajar sus sentimientos con sus genitales de varón.

La inundación sería eficaz, al menos para mejorar la calidad de vida. La inundación sin embargo aunque algo traumática podría ser eficaz a muy corto plazo, luego se podría utilizar parada del pensamiento que el paciente utilizaría en los periodos en que por estrés las obsesiones tienden a surgir de nuevo.

La inundación a grandes rasgos consiste en la exposición a los estímulos que desencadenan las ideas obsesivas, contrariamente a la desensibilización sistemática en la que la exposición se halla graduada o “jerarquizada”, en este caso se expone al individuo a Estímulos que desencadenan altas Respuestas de ansiedad, la parte más difícil de la técnica es evitar el ritual o la “neutralización” que tiende a disminuir la ansiedad. La idea es mantener el nivel de ansiedad lo mas elevado posible hasta que naturalmente la R luego del pico comience a disminuir gradualmente. En ese momento se finaliza la exposición. La inundación puede realizarse en imaginación o en vivo. Las modalidades de aplicación de la técnica son algo complejas como para ser expuestas aquí (y por quien suscribe que no es ningún especialista).

En síntesis, creo que se trata de un caso de TOC bastante claro, aunque no creo que en todos los casos sea sencillo distinguir una idea obsesiva de un monodelirio, o delirio si se prefiere. De hecho algunos autores consideran que aun existiendo monodelirio el caso puede ser tratado como TOC, si este delirio se encuentra al “servicio” del mismo.

En ocasiones es difícil distinguir entre un TOC y un cuadro psicótico. El criterio fundamental de diferenciación es la presencia de conciencia de enfermedad. Si es un trastorno obsesivo el paciente reconoce lo absurdo de su pensamiento, el psicótico esta convencido de la realidad de lo que piensa. En casos muy graves de TOC el paciente en el momento de la exploración puede no tener conciencia de enfermedad pero en algún momento la tuvo.

El caso que se plantea podría tratarse de un trastorno obsesivo compulsivo: Existe una idea, que en sentido estricto es un impulso, que a el le molesta, como es poder ver los genitales y se acompaña de conductas para evitar esta acción como mirar hacia arriba.

Me interesa este caso precisamente por estar en la frontera entre el TOC y lo psicótico.

Cierto es que el neurótico (es decir, todos nosotros) diremos “parece como si…” ante la aparición de un trastorno obsesivo como el que nos ocupa.

El psicótico dirá: “es exactamente así” refiriéndose a su visión real de lo irreal. ¿Conciencia de enfermedad? Con frecuencia el psicótico la tiene..aunque a veces no exactamente por el “nudo gordiano” que le tiene cautivo, si no por sensaciones “satélites”.

Un único delirio, no presupone entrar en el mundo psicótico. El muchacho que atiendo sufre por lo que le ocurre pero también está convencido que se pasean (según quién y cuándo) ante sus ojos para provocarle esa sensación….

Trataremos de explorar qué tan intenso es ese sufrimiento, aunque esto es algo relativo, si es muy intenso nos acercaría más hacia una obsesión, pero si el sufrimiento no es tan intenso, nos acercaría más a un caso de psicosis incipiente en la cual podría existir también conciencia parcial de enfermedad.

Xavier Conesa. Psicólogo Clínico.
Centre Psicològic i d´especialitats.
Barcelona



0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2017 PsicoActiva.com - psicología y ocio inteligente

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account