Tabúes sexuales: sobre la masturbación

TABUES SEXUALES: SOBRE LA MASTURBACION

La masturbación es uno de los temas tabúes más arraigados en nuestra cultura.

Esta practica, con lleva grandes cargas sobre sus hombros; ya sean culturales, históricas y/o religiosas. Lo cual explica en modo alguno, todos los mitos que se han creado sobre ella; sumándole la reticencia, la vergüenza y la censura que se cierne sobre el hablar o preguntar acerca de la masturbación. Pero más allá de todas estas connotaciones negativas, que parecerían ser las más notables; también existen muchos aspectos positivos de esta practica sexual, los cuales no son tan difundidos públicamente. Si bien resulta paradójico, cuando estadísticamente los estudios demuestran que un 94% de los hombres y un 70-80% de las mujeres; se han masturbado alguna vez en la vida hasta llegar al orgasmo.

La masturbación es una practica que consiste en procurarse placer sexual uno mismo. Esta responde a una pulsion, a una necesidad de reconocimiento corporal o de satisfacción del deseo a través de caricias en los genitales.

Lamentablemente, aun hoy siguen persistiendo ideas sobre una larga lista de enfermedades provocadas por esta practica sexual. Así, se le ha adjudicado a la masturbación, ser la causante de: agotamiento, nerviosismo, locura, crisis histéricas, impotencia, esterilidad, adelgazamiento, falta de apetito; a las que se le sumas muchas aseveraciones populares como que la practica masturbatoria hace aparecer pecas en la cara, pelos en la palma de las manos, canee, crecimiento de verrugas, etc.

Entre los mitos más comunes que giran sobre la masturbación encontramos:

  1. Que es una forma infantil de sexualidad que debe abandonarse en la madurez,
  2. Es un pobre sustituto de lo que realmente interesa, es decir, el coito,
  3. Es algo compulsivo. Una vez que uno empieza ya no puede detenerse,
  4. El deseo de masturbarse desaparece cuando uno forma pareja,
  5. Es perniciosa física, emocional y mentalmente,
  6. Los orgasmos que uno experimenta al masturbarse son inferiores a los que procura el acto sexual,
  7. La masturbación es algo privado, para hacer en soledad, para no compartir,
  8. El sexo es algo para dar a los demás; por lo tanto, la masticaron es egoísta,
  9. Solo se masturba la gente solitaria, aislada o inadecuada,
  10. Los hombres se masturban, pero las mujeres no sienten deseos de ello, o no lo necesitan.

Ahora veamos algunos aspectos positivos de esta actividad sexual, bastante desacreditada. En principio es un acto de redescubrimiento; los niños obtienen placer activo en la auto-exploración y el contacto, solo posteriormente sienten culpas e inhibiciones al respecto. Así, como adultos nos permite aprender acerca del propio erotismo, de nuestras zonas erógenas: que nos agrada y que necesitamos como individuos; ya que somos únicos y podemos ser expertos en lo que respecta a nosotros mismos. Esto nos posibilita que podamos expresar de forma libre nuestros deseos y preferencias a nuestra pareja, haciéndole saber lo que más nos gusta.

Es una forma por la cual aprendemos a valorar nuestros genitales y a disfrutar de nuestra propia excitación u orgasmos; de esta manera mantenemos activo el erotismo. así se constituye en un valioso medio para sentirse sexualmente independiente, y conlleva a una excelente preparación para posteriores relaciones sexuales. Si ambos integrantes de la pareja asumen responsabilidad individual en cuanto a satisfacer sus propias necesidades sexuales ocasionalmente y disfrutan de la masturbación como una opción mas, ambos tendrán un repertorio sexual más amplio y aliviaran al otro de la carga de tener que estar siempre en el mismo nivel de deseo o de satisfacer sus necesidades sexuales.

Si uno sabe lo que necesita, puede enseñárselo al compañero/a, lo cual evita muchas adivinanza, frustración e incomodidad. Así, los juegos de estimulación manual-genital en las parejas, pasa a ser un juego erótico de estimulación compartida, que puede o no concluir en el coito.
Como vemos, la masturbación es un abandono al propio placer; es amarse, ser autocomplaciente, soltarse física, mental y emocionalmente. Nos ayuda a relajarnos y a alivianar tensiones sexuales, fisiológicas y psicológicas. Y más aun, lo podemos compartir con nuestra pareja.

Dra. Andrea R. Sala
Psiquiatría, Psicología

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2017 PsicoActiva.com - psicología y ocio inteligente

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account