ZONA DE CONFORT Y DESARROLLO PROFESIONAL

Cuando nos lanzamos por primera vez al mercado laboral, ávidos de trabajo y con muchas ganas de probar todo lo que llevamos preparando durante años, a menudo estamos limitados por factores ajenos a nosotros pero, en algunas ocasiones, la principal barrera somos nosotros mismos. Si además partimos de la base de que queremos cambiar de trabajo, ya sea porque nos han despedido o porque la empresa en la que estamos no favorece tu crecimiento profesional, el malestar emocional se multiplica.

Términos como ‘zona de confort’ son relativamente nuevos para la población general, aunque se llevan utilizando décadas en el ámbito de la psicología. Nuestra mente delimita de forma quirúrgica las situaciones en las que nos sentimos cómodos al 100% de las que nos crean estrés, miedo o ansiedad. No es lo mismo salir a cenar con nuestra familia y amigos de toda la vida que con un grupo de personas que no conoces o con nuevos compañeros de trabajo.

El problema de la zona de confort es que si no salimos de ella estaremos perdiendo oportunidades realmente valiosas. Es un test para nuestra capacidad de adaptación y para crecer como personas.

Una buena forma de motivar la confianza en uno mismo es lanzarse al mercado laboral y poner al límite nuestra habilidad profesional. Contar con la ayuda de empresas como Deusto Formación puede ser decisivo para impulsar nuestra seguridad y hacernos salir de la zona de confort. Deusto Formación nos puede guiar con un curso especializado a desarrollar nuestras habilidades, mejorar nuestras carencias o aprender desde cero una actividad que siempre te ha llamado la atención pero que por un motivo u otro, como la falta de confianza o el temor a no ser suficientemente bueno, nos ha hecho posponerlo de forma indefinida.

El control emocional es algo que se aprende poco a poco, pero tenemos que tener una base firme. Para salir de la zona de confort y enfrentarnos a situaciones que nos crean estrés tenemos que saber que lo que podemos ganar merece la pena. Para ayudarnos a nosotros mismos hay que dar un paso, el primero, que es difícil pero nos puede llevar a una nueva zona donde podamos crecer en el ámbito personal y profesional.

Estimular la necesidad de salir de la zona de confort va a hacer que a la larga te sientas vivo. Al igual que una persona que come todos los días lo mismo o solo habla con una persona tiende a perder el interés, salir de la zona de confort es un medio para volver a descubrir cosas excitantes y te permitirá ganar más autoconfianza. Cuando cambias de empresa o te atreves a hacer algo que siempre te ha dado miedo la gratificación de ver que has logrado tus metas es enorme, así como la seguridad aumenta al ver que estás desarrollando tu faceta profesional mientras creces y maduras emocionalmente.

Cambiar la percepción que tenemos, nuestras expectativas, huir de la comodidad gratuita y luchar por llegar al límite de nuestra capacidad. Mentalmente eliminaremos nuestros prejuicios y modificaremos la estructura emocional sin darnos cuenta. Una vez que sales de tu zona de confort el siguiente reto no parece tan complicado porque ya te has atrevido antes y la ansiedad pierde el sentido. El único límite lo pones tú mismo

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2017 PsicoActiva.com - psicología y ocio inteligente

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account